archivo

Archivos Mensuales: abril 2013

Image

¿Cuánta nostalgia cabe en una noche? ¿Y en tus zapatos? Todavía pienso que me extrañas.

Echar de menos. No puede medirse en unos pasos.

Cuánto frío dejaste. No tienes ni idea. Lo peor no es que olvidases la ventana abierta, es que no la pude cerrar. Encajada, junto a mis sentidos. Ya lo sé, mi culpa es mía, pero la tuya no la quiero más en mis almuerzos.

¿Qué importa? Si los desayunos son largos. ¿Qué importa ahora? Y las miradas perdidas, y los cigarrillos finos. Casi tanto como mis esfuerzos. Y los silencios indecisos,  también inocentes.

Despiértame esta noche. Ya sabes para qué. Sí, también lo sabes. La almohada se despierta en los pies. Y estos sueños –no hay quien los dibuje- que no aprenden cómo dejar de andar descalzos.

Anuncios

 

Image

No. Esto no es amor, y yo soy terrorista. Y mi meta son tus ojos.

Dispuesta a hacerles una propuesta vagabunda, contraté no tolerar ninguna duda, ni pequeña ni gigante.

Tambaleo, pero no me caigo. No. No pienses que vacilo. No me asusta pisar muecas, atemorizar pestañas, para terminar inmersa en tu verde aceitunero – ese verde favorito, ombligos de mi mundo-. Al menos, un segundo. Al menos antes de diciembre.

Este invierno será frío. Huele a chimenea, al salir de tus ojos. Ceniza de leña vieja.

Importan poco las líneas que pinta tu horizonte. Voy a desdibujarlas. Una a una. Para desviarlas hacia el mío. Pásate de la raya, si quieres. El límite ya lo atropellé. Nadie nos dijo que el corrector sólo cubría las palabras.

No existen negociaciones – ¿acaso las recuerdas?-, ni vergüenza. Y no. Tampoco es una obsesión. Es sólo… Inevitable. Algo preciso. Tu mente y sus pensamientos irresistibles.

En guerra contra tu desinterés derroto ejércitos de monstruos insensibles sin cuidado. Si me miras escuchas mi revolución, si me rozas te enamoras de ella.

Tengo un chantaje entre los calcetines, por si me dejas sin palabras.

Y me lanzo decidida. Sólo un segundo, para ser libre, a invadir tu mirada. Y no. No es amor. Y yo, yo soy terrorista.