Pieds Nus conoció la historia de Amelie tras encontrar olvidada la cuchara con la que Amelie solía romper la capita de azúcar caramelizado de la Crème brûlée, en un café de París. Ella le enseñó a comprender que la vida es un cultivo de pequeños placeres.

Ahora dedica parte de su tiempo a esbozar sonrisas en rostros ajenos, con sencillos gestos, como tejer una historia que nunca ocurrió, o quizá sí. No pide nada a cambio porque soñar con esta idea ya le produce tal sentimiento de grandeza, que hace cobrar sentido a su viaje por el mundo.

Como Amélie, que prefirió soñar hasta alcanzar la edad para irse de casa, Neuet prefiere soñar por la red hasta el momento de volver al mundo real.

Ella no tratará de cambiar tu vida, como Amelie, pero sí de hacerte sentir un instante, e inundarse de gozo imaginándote sonreír, o incluso, adivinar asomarse una diminuta lágrima, germinada por una emoción pasajera.

Anuncios
1 comentario
  1. lola dijo:

    Me gusta Neus!siempre te ha gustado escribir y tus historias llegan al corazon,te hacen emocionarte,soñar,escaparse de la realidad,y muchas cosas buenas.No abandones y sigue escribiendo…..yo soy soy y seguire siendo tu mas leal admiradora.TE QUIERO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: